A la conquista de La Luna

relajHace tiempo que no lo digo, pero todas las clases de canto han comenzado, comienzan y comenzarán con un calentamiento tanto del cuerpo como de la voz. Es muy importante despertar el cuerpo, estirándolo y desperezándonos, para advertirle del trabajo que tiene que hacer. Luego, el calentamiento vocal nos sirve como preparación mental y también física. Mental porque te permite relajarte e incluso acostumbrarte a los tonos, al timbre y a la suavidad que se nos exige en una clase de este tipo; física porque entrenamos el diafragma y con ello el famoso apoyo que nos persigue desde la clase uno.

El título de la última clase lo podríamos definir como ‘¡Vamos a tirar para arriba!’. Para esos osos engorilados como yo, esta simple frase significa: vamos a ver cuán agudo puedes cantar sin que te explote el ojetillo.

Para los ejercicios que realizamos, que no fueron pocos, fue importante el uso de las consonantes nasales N, Ñ y M, y voy am intentar explicar por qué. El sonido que emitimos con esas tres letras sale de los resonadores nasales, así la fuerza, la energía y la concentración sonora no pasa por la laringe, por lo que no hay tensión ni se fuerzan las cuerdas. Así, con estas tres vocales vamos subiendo poco a poco de tono hasta llegar a nuestro punto más álgido de fuerza, sonoridad y afinación.

En este caso es muy muy muy muy importante apoyar paulatinamente hasta conseguir el máximo punto de apoyo cuando demos el agudo. Es decir, ojetillo contraído y a tirar p’arriba. ¿Y ahora? Colocar la bandera en la nota, cual Neil Armstrong en La Luna y volver a La Tierra. Me explico. Este es un juego que se neil-armstrong-moon-flagllama ‘La conquista del agudo’. Es imposible pretender llegar repentinamente a un agudo. En una clase, con mucho calentamiento, puedes llegar a la perfección a un agudo, pero eso no significa que tú tengas asumido cómo hacerlo. Entonces, primero es CONQUISTA del agudo, que es poner la banderita en esa nota reafirmando que yo estuve ahí. A partir de ahí hay que ir reforzando hasta hacer esa propia nota tuya, y poder seguir creciendo.

En la última clase puse mi banderita en el Si Bemol. No fue el mejor Si Bemol del mundo, pero fue un Si bemol. Ahora queda trabajarlo, asumirlo como mío y seguir creciendo. Y para ello tengo que corregir muchas cosas que no hago bien. Por ejemplo, a medida que subo voy cerrando, en vez de abriendo. ¿Lo entendéis? A mí me cuesta. Virginiafairy1 me pide que a medida que vaya subiendo lo haga todo más concentrado, ¿como el Fairy, que con dos gotas basta? Pues imagino que tiene que ser algo parecido. En cuento consiga concentrar y que salga espuma os explico cómo lo he hecho, de momento Insert Coin y Sigo buscando…

La conquista del agudo se enfrenta a la conquista del grave. Oh, yeah! Por lo que ahora es un claro ‘tira pa’abajo’. Los graves parecen más fáciles, pero creo que es un falso bulo. Se nos va la vida al dar los agudos pero sin embargo creemos que los graves nos salen naturales y es complicadísimo conseguir unos graves afinados y sutiles. Cuando ponga mi banderita, os lo comento.

Para finalizar os quiero comentar algo que sentí en la última clase, algo que no había experimentado nunca. Sabía que lo lomanaque estaba haciendo lo estaba haciendo bien, estaba bien colocado, estaba bien apoyado y estaba sonando del carajo. El problema es que volví a mi cara de Lomana, ahora reseca de tantas horas al sol en Supervivientes, y no moví ni un ápice de mi cuerpo para no perder la concentración que me llevaba a esa colocación que, por primera vez, sentí perfecta.

Continuará…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s