¡Soy un figurante de Juego de Tronos!

gamesTranquilos, no me vais a ver en la HBO junto a Khaleesi. Más bien mi última clase fue un paseo por muchos de los figurante de esta serie que marcará un antes y un después en el mundo de la ficción.

Os explico. Pese a llevar ya algunas clases y notar, porque lo noto, mi evolución, me cuesta mucho ponerlo en práctica en los ensayos del musical que en el Liceo de la Música de Moguer tenemos entre manos: Germinal. Un día prometo dedicar un post para hablar de la obra, mi personaje y los ensayos. Así que Virginia Carmona decidió dedicar esta clase a la aplicación de la técnica que estamos aprendiendo. Y para ello, me transformaré en tres figurantes de Juego de Tronos.

 Primera transformación: Arquero  de la Guardia de la Noche del Muro.arco

Un arquero lanza la flecha recta, directa a la presa. Nosotros con la voz tenemos que ser exactamente igual. Hay que eliminar la curva de la voz. Evitar un arco que suba y que baje e intentar precisar una flecha que se clava. Es cierto que los novatos tendemos a bajar el volumen en los graves y desgañitarnos en los agudos. ¡ERROR! Hay que conseguir que el volumen sea constante. Cosa es muy distinta es cuando hablamos de los matices, cambios en la intensidad. Pero la voz sigue estando en el mismo sitio.

Me dice Virginia que tengo claro el camino, pero que lo tengo que aplicar. Cuando canto, lo hago de una forma muy plana. Necesito pensar la letra en colocación de O, desvinculando el hueco de las otras vocales. Permanecer la posición cupular de la parte trasera del paladar y cambiar sólo la posición de delante. Vale, aun sabiendo lo que tengo que hacer, ahora hay que hacerlo a. sin cara de Carmen Lomana y b. en movimiento. Los que no lleva a mi segunda transformación.

Segunda transformación: bufón de Joffrey Baratheon.

joffreyCuando canto en movimiento, mi voz y mi cuerpo olvidan toda técnica. Así que… ¡a caminar mientras se canta! O cantar mientras se camina. Pero no creáis que se camina de cualquier manera. Transformado en un bufón de época, dando saltos, afinando y con técnica. Hay que acostumbrar al cuerpo y a la voz a los movimientos que se realizan en los musicales. Así pasé gran parte de la clase, dando vueltas alrededor de una mesa.

 

Tercera transformación: juglar de la Boda Roja.

Para amenizar la Boda Roja me transformé en un juglar que cantaba madrigales. El madrigal es un canto a tres, cuatro, cinco o seis voces sobre un texto secular. Y son usados en las clases de canto para controlar la afinación. Desgraciadamente, laboda roja afinación no es cuestión de apoyo. Hay muchos procesos dentro del camino de la afinación: primero escuchamos, luego procesamos y damos la orden. Y esa orden implica cero presión, cero tensión de cuerda y colocación. Y, atención, la afinación es cuestión de trabajo. Ved en el vídeo un ejemplo de madrigal.

https://www.youtube.com/watch?v=xuASXEaNg8s

Y la clase terminó llevando a cabo todo lo que sé en mi personaje de Germinal, el Musical. Y parece que lo más complicado va a ser precisamente eso. Extrapolar lo aprendido en las clases a todo lo que canto fuera de ella. ¿Una tontería? Muy complicado, lo prometo. Intentaré trabajarlo, intentaré concentrarme mucho más.

¡Sonreíd y cantad!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s